martes, 15 de septiembre de 2009

NO ES LO MISMO





Desde Venezuela me han traido un poquito de todo, de todo lo que no se olvida después de haber vivido los mejores años de mi vida allí, la verdad falta algo, o mejor dicho algunas cosas, imposible traerse la alegría caribeña, imposible traerse la lluvia tropical, esa que te permite andar sin camiseta mientras te cae el diluvio encima, imposible traerse el colector (cobrador) de la buseta (autobús) que grita agarrado de la puerta y con medio cuerpo afuera los destinos a seguir por la misma, "Maracay, Maracay, Maracayyy!!!.

Ya ni te cuento cómo de difícil es traerse la espontaniedad del llanero, esa que te hace reir de tí, de mí, de todos, esa misma espontaniedad que sirve para que de cualquier cosa se celebre una fiesta por todo lo bajo economicamente hablando pero por todo lo alto en cuanto alegría, baile, jodedera.

Pero hay cositas que por estos lares son muy habituales y que gozan de gran reputación, pero no es lo mismo, mi queso llanero, yo sé que no es lo mismo que un gran queso manchego o un buen queso de cabra majorero, aquí un queso llanero no pasaría ningún control sanitario, pero que quereis que os diga, ante un queso llanero me quito el sombrero y no hay queso en el mundo mundial que me le haga frente a la delicia de saber de que trocito a trocito me llevo a la boca el sabor del llano en toda su plenitud.


Podrán haber aquí muchas cervezas afamadas, holandesas, alemanas, españolas... Y mira que soy cervecero, pero es que como una Polar venezolana bien fría que se echen "pal lao" todas las demás. Sólo el sentarse a tomarse unas cervecitas Polar ya es de por sí una fiesta, vamos, que ni con los barrilitos de Heineken disfruto tanto y hoy caeran las doce latas que me han traído, pero es que entre el queso llanero y la cerveza Polar junto con la musiquita llanera que estoy escuchando estoy como transportado a un Caney, por allí, por allí, por allí a lo lejos del mundo civilizado, entre morichales y guacamayas.


Cafeterias a pie de grandes avenidas o paseos marítimos a dos euros, las más exquisitas mezclas mundiales de cafés mostradas en los estantes de grandes centros comerciales, mini máquinas expresas de café para la casa a precios de televisores de 32 pulgadas, pero no es lo mismo, me quedo con mi café "El Bachiller" aquel que se producía a escaso un kilómetro de donde yo vivía para ser colado y hacer mi guayoyito de una forma tan simple como grande de sabor, ya lo sé, no es lo mismo que un típico café italiano, pero yo me quedo con mi guayoyo y ahora por unos dias podré disfrutarlo al más estilo venezolano.


Y que más, acompañado de unos cd`s piratas, de unos platanitos fritos y la yuca al estilo papas fritas clásicas de paquete, unos torontos y unos diablitos para deleitar una calentitas arepas y como colofón un sombrero nuevo, ya sé que no es lo mismo compralo en una sombrerería de la Gran Vía madrileña que a un feriante de una "manga de coleo", pero me quedo con este, el del artesano que curtió el cuero y enebró entre medio un trenzado que lo hace original y único a pesar de su bajo costo, y que ya es parte de mi tesoro personal, los sombreros.










¿Y quienes me han traído todo esto?, pues lo más bonito que ha parido Venezuela, una llanera muy aflamenqueá y un llanero muy cadista.






11 comentarios:

ion-laos dijo...

Oléeeee, qué alegria, ya los tienes aqui!! cómo te vas a poner!! más redondo todavia! jajaja, cuanto me alegro killo, que ya estes con tu familia, te lo digo de corazon, me alegro muchisimo, ah, foto con el sombrero, que es precioso, un beso para todos

Adara dijo...

Madre miaaaaa como han venido de cargados!!!

Estoy contigo en que hay cosas que cuando uno las prueba en un sitio y en una situación determninada no se cambian por nada,no hay comparaciones que valgan...de todo lo que has descrito me quedo con la yuca,no sé, es lo que más me ha llamado y eso que tampoco las otras cosas las he probado....y como no soy muy cafetera ni cervecera....

Saludossss

FEBE dijo...

Diossssss que buena pinta chico que tiene todo, me relamo con ese pedazo de queso, me encanta el queso sea de donde sea,espero que lo saborees bien y disfrutes tío, que alegría tener esos manjares en tus manos. Felicidades.

Calle Quimera dijo...

Cuando alguien ama una tierra se nota... Y tú amas Venezuela. Lo malo de amar es lo mucho que también se sufre cuando lo que amamos no pasa por buenos momentos. Ojalá cambien los vientos allí alguna vez...

Por lo demás, te vas a poner como el Kiko, niño.. Han venido Nohrita y Santi como los Reyes Magos, ¿eeeeehhhhhh..? ;-)

Besazos a los tres.

Eboli dijo...

Llegare sobre las 21:30, ten las cervecitas bien frias y el queso finito o tacos...

Yo llevare pipas jajajajajaj

Un besote, me alegro de tu felicidad!!!!

Éboli

GELI dijo...

Jopeta killoooooooo, y yo viendo to esto a la hora de la cena.

Vaya nostalgia habrás tenido al ver todo eso, bueno a tu familia ni pa que, pero ese queso, madre mia que pinta mas rica tiene, a mi que me encantan todos los quesos, esas bolitas de chocolate rellenas de.... no se que, pero me da igual, ya sabes como me gusta el choco, y esa musica que me encanta.

Cuantos recuerdos killo, eres un privilegiado, amás Cadiz, La isla y Venezuela, osea que tienes el corazón bien repartidito.

Venga killo ponte ese sombrero tan chulo, y hecho a mano, como todo lo bueno, y hazte una foto pa que te veamos, y si es con tu familia mejor que mejor.

Un beso de chocolate mi gordote.

Geli.

manolo rubiales dijo...

joé tío, qué gorro más chulo

africa dijo...

Vaya un homenaje que te has pegado killo! me alegra que tengas a tu familia ya contigo, ese queso tiene una pinta... debe saber a gloria bendita, te han traido de to!!!!!!! disfrutalo, te lo mereces!, un besazo
AFRICA04

Calle Quimera dijo...

Niño, ¿ande andas..? ¿ande te metes...? ¿De vacaciones?

Besotes grandes.

Anónimo dijo...

Hola, he tratado de correo electrónico usted en relación con este post, pero aren? T capaz de llegar. Por favor, un e-mail cuando recibe un momento. Gracias.

raùl junquera dijo...

fuerteventura699@hotmail.com